El Pinolero hermano mayor de El Cherito, Compadre y El Chato

Aunque a muchos les parezca increíble, en la década de los 70 se dio inicio al ensamblaje de vehículos en cuatro paises de centroamerica, un carro de apariencia tosca pero que según el testimonio de sus poseedores eran camioncitos excelentes, excedían la capacidad de carga nominal y lo mejor de todo, que el precio era muy accesible para el público.

Como una iniciativa mundial  de General Motors con sede en Inglaterra pensó que países en desarrollo podían construir sus propios vehículos, utilizando partes existentes en el mercado local más la importación única y centralizada de partes importantes como los motores y ejes, fue así que estos vehículos se fueron construyendo en diversas partes del mundo y Nicaragua no se quedó atrás.

El primer vehículo construido en Nicaragua se dio en 1974 bajo el nombre de «Pinolero» por la empresa INDEVESA que se hizo cargo del ensamblaje y fabricación en la Carretera Norte, esta empresa fabricó carros con capacidad de media tonelada y los comercializó a un precio de $1,800 dolares.

El Pinolero es el primer y unico automotor ensamblado y comercializado en Nicaragua.

Luego en 1975, El Salvador comenzó con el ensamblaje de su versión la que se llamó “Cherito“, nombre equivalente a amigo, versión que en comparación con El Pinolero presentaba ligeros cambios en la carrocería especialmente en las ventanas laterales, este fue producido por la Fábrica Superior de Centro América con la diferencia que en este país prácticamente todas las partes eran salvadoreñas lo que logró que su precio fuera aun más accesible en el mercado local, el precio de venta estaba entre los 8 mil a 9 mil colones; de todos los Cheritos construidos no ha quedado ninguno por lo que es un gran ausente en las exposiciones de vehículos de ese país.

En 1976 fue el turno para Honduras, este país fabricó el “Compadre“, ensamblado en CEFA, (Centroamericana de Ensamblaje y Fabricación) localizada en las proximidades del aeropuerto Toncontín, el producto terminado era un carro de precio muy cómodo, 5,400 Lempiras al contado o 6,700 Lempiras a credito en 2 años, precio por el cual se inclinaron a comprarlo varias personas particulares y empresas como COVEPA, que se dedicaba a la distribución de huevos y DIAPA, distribuidora de productos varios, en un caso muy similar a El Salvador, la mayoría de las partes se fabricaban en Honduras por lo que resultaba ese precio tan bajo en comparación con otros vehículos en el mercado hondureño.

La fabricación del Compadre concluyó en 1980 y de toda la flota vendida que alcanzó más de 200 unidades quedan dos, una de ellas la puede apreciar en el Museo del Aire y el otro vehiculo, que es quizá el mejor conservado en Centroamérica le pertenece al señor Carlos Roque, quien lo ha restaurado totalmente con piezas originales y presenta dicho vehículo en exhibiciones y eventos, el Compadre del señor Roque está como recién salido de la fabrica.

El último país del istmo en comenzar con el ensamblaje fue Guatemala, tarea que inició el 18 de junio de 1977 con la inauguración de la planta de ensamblaje del “Chato“, y que fue puesto a la venta por el precio de 2,750 Quetzales.

 

Be the first to comment

¿Te gustó Pinolero? Deja un comentario.